Servicios APADA

Escuela de padres

En el año 1995, desde APADA-ASTURIAS, se puso en marcha una Escuela de Padres que, desde 1998 y al incorporarse a un programa más amplio desarrollado a nivel nacional por asociaciones de la Confederación Española de Padres y Amigos de los Sordos (FIAPAS), se denomina Servicio de Atención y Apoyo a Familias (FIAPAS).

La Escuela de Padres ofrece formación para las familias mediante la organización de sesiones formativas.

No debe desestimarse en ningún momento la relevancia de la formación de los padres ya que, el papel de la familia en el desarrollo y ajuste social del niño con deficiencia auditiva, es de vital importancia. Por tanto, todo programa de intervención sobre una deficiencia auditiva no debe centrarse de forma exclusiva en el niño, sino que debe extenderse también a su entorno familiar y escolar, basándonos en que los resultados de toda intervención son mucho mejores cuando se implica al entorno de la persona, ofreciendo a los padres información, asesoramiento, apoyo y motivación para intervenir correctamente.

Mano adulta agarrando una mano infantil

En dichas sesiones se abordan temas fundamentales para el adecuado desarrollo de sus hijos, como pueden ser las diversas implicaciones del modelo educativo que se elija, los tipos de prótesis auditivas y la necesidad de rehabilitación o habilitación, así como la metodología que pueden emplear los padres cara al fomento de la integración socio-educativa de sus hijos. Relacionado con este último aspecto se incluye formación sobre la elaboración de materiales, como son los cuentos adaptados, con los que se pretende mejorar las habilidades lingüísticas de los niños.

Así se intenta dotar a los padres del mayor grado de formación posible sobre diversas implicaciones de la deficiencia auditiva, siendo su consecuencia más importante el déficit comunicativo que conlleva.

Las personas con deficiencia auditiva deben aprender cuándo, dónde y qué deben mirar en cada momento, además no pueden seguir la conversación de personas mal situadas en su campo visual, ni recibir información mientras prestan atención a un objeto. Como consecuencia de este déficit perceptivo aparecen serios retrasos en la adquisición del lenguaje, con todas las dificultades que ello puede conllevar. Entre ellas están las dificultades de comunicación con los demás, tendencia al aislamiento, dificultad para transmitir y comprender emociones, etc. Sin embargo, no hay un perfil definido del deficiente auditivo, si algo los caracteriza es su heterogeneidad, no hay dos personas con deficiencia auditiva iguales. Estos retrasos del lenguaje dificultan, en ocasiones, la comprensión del pensamiento de los demás, constituyendo una herramienta pobre sobre la que construir su propio pensamiento.

De lo anterior se deriva la necesidad de recalcar la importancia del proceso educativo de sus hijos y la conveniencia de obtener un lenguaje competente en los niveles expresivo y comprensivo que les facilite una correcta integración socio-educativa.

(c) Copyright 2007 Asociación de Padres y Amigos de Deficientes Auditivos de Asturias     Desarrollado por Impact5    | Conforme W3C XHTML 1.1 | CSS 2.0 | WAI 'AA'